Circuito de Spa-Francorchamps

UbicaciónFrancorchamps, Bélgica
Longitud7004 metros
Curvas20 (11 derecha, 9 izquierda)
Inauguración1921
Capacidad70000 espectadores
Vuelta rápida1:41.252 (Lewis Hamilton – 2020)
Sitio web oficialspa-francorchamps.be
Spa Track

Historia del circuito

Spa-Francorchamps es uno de los circuitos de carreras clásicos que adoran tanto los conductores como los espectadores, donde hoy en día se disfruta de la velocidad en toda su esencia en una instalación segura y moderna. Aunque no siempre ha sido así. Originalmente, Spa era un circuito bastante peligroso. Las rectas rápidas, las grandes curvas y el clima impredecible e inestable hicieron que se produjeran varios accidentes letales.

Las carreras automovilísticas se habían vuelto cada vez más populares en Bélgica después de la Primera Guerra Mundial y la región de las Ardenas organizó varias carreras antes de que llegaran a Francorchamps, hasta entonces más famosa por sus aguas curativas. La combinación de rectas largas y curvas sinuosas parecía perfecta para el evento, ofreciendo la oportunidad de alcanzar altas velocidades. Se intentó organizar la carrera para 1921, pero fracasó, ya que solo se apuntó un coche a la competición.

En 1922 se inauguró por fin el circuito. Dos años después llegó la primera carrera de las 24 horas de Francorchamps, un año después de Le Mans, mientras que el Gran Premio de Europa se corrió en 1925. Siete coches participaron en este evento con la victoria de Antonio Ascari y Alfa Romeo.

En el primer circuito los coches descendían la colina desde La Source hacia una ladera izquierda pasando por una horquilla, antes de que la pista se elevara a Raidillon y recorriera los caminos que van hacia Malmedy, y Stavelot y regresara a Francorchamps en un rumbo más o menos triangular.

Con los años no hubo muchas modificaciones en el circuito, una chicane en Malmedy en 1930 que se utilizó cuatro años más tarde antes de ser descartada una vez más en 1939. Ese mismo año construyó la combinación ascendente izquierda-derecha-izquierda (conocida popularmente como Eau Rouge, es la primera curva de la parte inferior de la colina; la de la parte superior es Raidillon), que se convirtió en un clásico instantáneo.

Tras  la Segunda Guerra Mundial, Spa-Francorchamps sufrió daños debido al peso de los tanques que pasaban por la pista. Las reparaciones se completaron en 1947, y se reanudaron las carreras. También se hicieron algunas modificaciones. La chicane Malmedy se descartó y, para mantener el circuito en la ciudad, se construyó una nueva curva en Stavelot.

Debido a la escasa seguridad del circuito y a velocidades cada vez mayores, los accidentes fatales eran casi inevitables. Por desgracia, la lista de víctimas mortales se iba alargando con el tiempo: en 1958 Archie Scott-Brown se estrelló y murió en la misma curva en la que había muerto el conductor de Mercedes-Benz, Dick Seaman; Chris Bristow y Alan Stacey fallecieron en el Gran Premio de 1960; Eric de Keyn y Wil Loos en las 24 horas de Spa de 1967; Tony Hegbourne y Leon Dernier perdieron la vida también al poco tiempo.

Las principales estrellas del automovilismo en este momento también tuvieron colisiones graves en Spa. En 1960, Stirling Moss resultó gravemente herido en un accidente en Burnenville durante los entrenamientos. En 1965, Jackie Stewart también sufrió un accidente al estrellar su BRM. Fue aquí donde se empezó a pedir mejoras de seguridad para los circuitos, los automóviles, las instalaciones médicas y los estándares de clasificación.

En 1969, la mayoría de compañeros de Stewart, pilotos de F1, estaban de acuerdo con él y boicotearon con éxito el Gran Premio de Bélgica, pues no se había mejorado nada la seguridad. A pesar de los peligros, la famosa carrera de 24 horas continuó, al igual que las series de deportivos y carreras de motos. Las estadísticas también se mantuvieron: dos muertes en 1971, una en 1972, tres durante las 24 Horas de 1973 y otras dos en 1975. Se hicieron algunos esfuerzos para mejorar la seguridad, aunque se consideró que una nueva chicane instalada en Masta Kink en 1975 era incluso más peligrosa que la original y nunca se utilizó.

Era solo cuestión de tiempo que las autoridades pusieran fin al circuito de forma permanente. Las carreras solo podrían sobrevivir si se creaba una pista más segura, más corta y más moderna. La solución llegó en 1979, cuando se construyó una nueva sección para un circuito de 6 km. El nuevo circuito fue un éxito, siendo uno de los más desafiantes del mundo pero con medidas de seguridad que hasta ahora habían sido inimaginables.

En 1981 continuaron los cambios. Se instaló una chicane para reducir la velocidad de los coches en la curva del Clubhouse. En 1983 la Fórmula Uno volvió a Spa Francorchamps, utilizando nuevas instalaciones de boxes.

Nuevos cambios fueron obligatorios tras el accidente de Alex Zanardi en 1993 en Raidillon durante los entrenamientos del Gran Premio. Al año siguiente se insertó una chicane lenta en Eau Rouge y más áreas de escapatoria. Los carriles de entrada y salida de boxes se estrenaron en 2000, antes de que las nuevas revisiones en Eau Rouge y Raidillon requirieran realinear el circuito pero sin alterar las curvas.

En  2004 se modificó la entrada a la chicane de “la parada del autobús”. El camino se desvió hacia la derecha. El cambio mejoró el área de escapatoria, pero requería una fuerte frenada en la curva a derecha y no fue bien recibido por los pilotos.

El futuro de Spa estaba en duda a finales de 2005, cuando las mejoras en la pista exigidas por Bernie Ecclestone no se materializaron tras la quiebra del promotor de la carrera. La carrera se eliminó del calendario de F1 para 2006. El Gobierno de Valonia intervino con los fondos necesarios, permitiendo la reconstrucción radical de las instalaciones de boxes de F1 para la temporada 2007.

También se alargó la recta principal de La Source y el sellado de las antiguas vías públicas para crear una instalación de carreras permanente y cerrada por primera vez. La Fórmula Uno volvió y se ha convertido en uno de los eventos más importantes de la temporada.

Aún así, la seguridad sigue siendo una asignatura pendiente en las secciones de Eau Rouge y Raidillon, donde se han producido una serie de accidentes graves en los últimos años. Ejemplo reciente de ello es la trágica muerte de Anthoine Hubert en una colisión de varios coches durante la carrera de F2 en 2019. Este hecho podría servir para hacer nuevas mejoras en seguridad y evitar más accidentes.

Además de la F1, el circuito tiene un calendario completo de eventos, incluidas las 24 horas, el Evento de resistencia mundial de la FIA para deportivos, rondas del International GT Open, World Rallycross y las 6 horas de Spa. También hay una carrera de 25 horas donde los Citroën 2CV completan la temporada de carreras.

Una vuelta al circuito de Spa

Cómo llegar al circuit de Spa Francorchamps

El Circuit de Spa-Francorchamps se encuentra cerca de la ciudad de Francorchamps, en el este de Bélgica, cerca de las fronteras con Alemania y los Países Bajos. Si vuelas a Spa, hay muchas opciones disponibles, gracias a la ubicación del circuito. El aeropuerto internacional más cercano está sobre la frontera en los Países Bajos. El aeropuerto de Maastricht Aachen está a unos 50 minutos en coche del circuito. Hay un aeropuerto alternativo con vuelos internacionales en Düsseldorf, Alemania (a 90 minutos en coche). El aeropuerto principal más cercano en Bélgica es el de Bruselas, a 130 km en coche.

En tren, puedes viajar en líneas desde Bruselas, Lieja y Charleroi a la estación de Verviers, desde donde tendrás que coger un autobús por la ruta 94 o 395 hasta Francorchamps, el viaje en bus son unos 45 minutos. Alternativamente, los autobuses salen de Lieja durante los fines de semana de F1.

Llegar al circuito es más fácil por carretera. El circuito está cerca de la autopista A27 / E32 y las indicaciones finales dependerán del estacionamiento al que tengas acceso según lo que diga tu entrada.