Indianapolis Motor Speedway

UbicaciónIndianápolis, Estados Unidos
Longitud4023 metros / 4192 metros
Curvas4, 13 (9 derecha, 4 izquierda)
Inauguración12 de agosto de 1909
Capacidad375000 espectadores
Vuelta rápida

0:38.119 (Eddie Cheever – 1996)

1:10.399 (Rubens Barrichello – 2004)

Sitio web oficialindianapolismotorspeedway.com
Indianapolis Track

Historia del circuito

Pocos otros lugares en el planeta pueden igualar al Indianápolis Motor Speedway por su historia, espectáculo y gran velocidad, características distintivas desde sus primeros días. Aunque la carrera de las 500 millas de Indianápolis no tiene el mismo impacto que antes, sigue siendo una de las mejores carreras del mundo, llenando cada mayo la grada de espectadores amantes del motor.

Tiene asientos para albergar a 375000 espectadores, esto lo convierte en el recinto deportivo con mayor capacidad del mundo.

Para que te hagas una idea de su amplitud, dentro del Speedway podrías meter el Lawn Tennis Club de Wimbledon, el Coliseo de Roma, el campo de Derby de Kentucky, el Yankee Stadium, el Rose Bowl y toda la Ciudad del Vaticano y todavía te sobraría espacio.

La historia del circuito se remonta a primeros de siglo. El empresario de Indiana, Carl G. Fisher, soñaba con construir un circuito en su estado natal en 1905, después de ayudar a sus amigos a competir en Francia y ver que Europa tenía la ventaja en el diseño y la producción de automóviles. Sintiendo que una de las razones detrás de todo esto era la falta de instalaciones de pruebas permanentes disponibles para los fabricantes nacionales, decidió crear algo mejor.

Fisher propuso un gigantesco recorrido circular de entre 4 y 8 km de longitud. Docenas de fabricantes y proveedores de automóviles en Indiana quisieron trabajar en el circuito.

Fisher empezó a buscar en Indianápolis un sitio para construir su pista; rechazó dos potenciales zonas antes de encontrar Pressley Farm, con un total de 328 hectáreas, a unos 8 km de Indianápolis. En diciembre de 1908 convenció a James A. Allison, Arthur Newby y Frank W. Wheeler para que se unieran a él en la compra de la propiedad por 64.000 €. El grupo incorporó la compañía Indianápolis Motor Speedway el 20 de marzo de 1909 con una capitalización de 220.000 €.

La construcción se inició en marzo de 1909. Fisher había reducido sus planes con el fin de que la pista y las tribunas cupiesen en la parcela de tierra disponible. Se necesitaron 500 trabajadores, 300 mulas y máquinas a vapor, pero lo que finalmente surgió fue una explanada casi rectangular de 3 km y medio completo con docenas de edificios, varios puentes, y tribunas con 12000 asientos.

El primer evento de automovilismo en el circuito consistió en siete carreras de motos tras la aprobación de la Federación de Motociclistas Estadounidenses (FAM), el 12 de agosto de 1909. Las preocupaciones sobre la pista hicieron que el evento finalizara pronto.

A pesar de estas preocupaciones, cinco días después, 15 equipos llegaron al circuito para entrenar para las primeras carreras de coches. Los conductores se cubrieron de tierra, aceite y alquitrán y se formaron surcos y baches en las curvas. Los trabajadores del Speedway mejoraron el circuito antes de que las puertas se abrieran al público, cuando hasta 20000 espectadores se presentaron para presenciar el espectáculo.

A mitad del primer evento de 250 millas, el líder de la carrera, Louis Chevrolet, sufrió un accidente que lo dejaría ciego de manera temporal, una piedra impactó contra sus gafas.  El Knox de Wilfred Bourque volcó en la zona delantera del circuito y después se chocó contra un poste de la cerca. Tanto él como su mecánico, Harry Halcomb, fallecieron en el momento.

El segundo día continuó sin incidentes, pero al tercer día, se produjo un nuevo desastre. Durante la carrera final de 300 millas, el neumático delantero derecho explotó en el coche de Charlie Merz. El coche derribó cinco postes del recinto y una grada con docenas de espectadores. Dos de ellos  y su mecánico, Claude Kellum, murieron en el accidente. Diez vueltas después, el conductor Bruce Keen golpeó un bache y se estrelló contra el soporte del puente. La carrera se detuvo y los conductores restantes recibieron certificados grabados en lugar de trofeos.

Estaba claro que se necesitaba un cambio importante: la AAA anunció que boicotearía cualquier evento adicional a menos que se cambiara la superficie de la pista. Después de considerar la opción de crear una superficie de cemento, los propietarios del circuito pavimentaron toda la instalación con ladrillos, después de que las pruebas demostraran su durabilidad. Menos de un mes después de las primeras carreras, empezó el proyecto de repavimentación. Cinco fabricantes de Indiana suministraron 3,2 millones de ladrillos. Cada uno se colocó a mano sobre un colchón de arena de 5 cm, luego se niveló y se rellenaron huecos. Al mismo tiempo, se construyó un muro de hormigón de 80 cm de alto frente a la tribuna principal y alrededor de las cuatro esquinas para proteger a los espectadores.

El último ladrillo que se añadió fue hecho de oro y colocado en una ceremonia especial por el gobernador Thomas R. Marshall. Durante la repavimentación, los lugareños le dieron al Speedway el apodo que perdura hasta el día de hoy: el Brickyard.

El circuito se volvió a abrir para probar en diciembre de 1909, con velocidades de hasta 180 km/h. Los eventos volvieron en 1910, con una serie de carreras cortas que se llevaron a cabo durante los tres fines de semana principales del estado (Memorial Day, cuatro de julio y Labor Day). Para el año siguiente, se redujeron las carreras solo para el Día de los Caídos y se estableció una sola carrera de 500 millas como el evento principal. Fue en ese momento donde nació la famosa carrera Indianápolis 500.

Había comenzado una edad de oro, con nombres como Harroun, de Palma, Miller, Chevrolet y Resta ganando las primeras carreras que solo se interrumpieron durante la Primera Guerra Mundial, cuando el circuito sirvió como depósito de reabastecimiento de combustible y reparación de aviación militar.

Las carreras se reanudaron en 1919. En 1926, un desarrollador inmobiliario local ofreció una fortuna por el circuito a Fisher y Allison, pero estos no aceptaron.

Entre 1931-1935 hubo 15 muertes y se decidió que se requería una repavimentación adicional. El asfalto se fue añadiendo gradualmente en varias secciones, todas las curvas se pavimentaron completamente con asfalto en 1937. En 1938, toda la pista estaba pavimentada. También se hicieron cambios en los muros exteriores para evitar que se estrellaran a ellos, y los muros de contención internos se eliminaron. También se añadieron normas de seguridad, como el uso obligatorio de cascos rígidos, además se instaló un sistema de luz amarilla de precaución alrededor de la pista.

Un gran incendio antes de la carrera de 1941 precedió a un período de declive. Con Estados Unidos muy involucrado en la Segunda Guerra Mundial, la carrera de las 500 millas de 1942 fue cancelada y las autoridades prohibieron toda carrera en los próximos tres años. El Speedway cayó en mal estado.

El 29 de noviembre de 1944, con el fin de la guerra cerca, el tres veces ganador de 500 Wilbur Shaw volvió para hacer una prueba de neumáticos de 500 millas aprobada por el gobierno para Firestone. Impactado por el mal estado de la instalación, Shaw contactó a Rickenbacker, para informar que el circuito estaba a la venta. Shaw contactó a los principales fabricantes de motores para comprar el Speedway. Todos indicaron que si lo compraban sería solo para pruebas privadas. Por lo tanto, Shaw comenzó a buscar un inversor que utilizara el circuito para hacer carreras públicas.

Encontró al empresario de Terre Haute, Tony Hulman y después de varias reuniones, el Speedway se compró el 14 de noviembre de 1945 por 700.000 €.

Las renovaciones se completaron rápidamente a tiempo para que las 500 se celebraran una vez más. Desde 1946, las 500 millas se han convertido en un evento anual. Las viejas tribunas de madera fueron reemplazadas por estructuras de acero y cemento. Se construyó una nueva Torre de control (que reemplaza a la Pagoda de 1926), Tower Terrace y Pit Area para el Indianápolis 500 de 1957, junto con un nuevo túnel debajo de la recta.

El 27 de octubre de 1977, Tony Hulman falleció después de 32 años de presidir el Indianápolis Motor Speedway. Su familia asumió la responsabilidad de preservar su visión y la herencia del Indianápolis Motor Speedway.

Durante la década de 1980, se crearon 96 garajes en Gasoline Alley. En 1993 se instalaron los carriles de aceleración y desaceleración y se estrechó el circuito. Estos cambios anticiparon las carreras de NASCAR y el primer Brickyard 400 se celebró en 1994.

Tony George, nieto de Hulman era quien se ocupaba del circuito. Para la temporada 2000, se llegó a un acuerdo con Bernie Ecclestone para restablecer un Gran Premio de EE. UU. En un nuevo circuito de 4000 km, construido dentro del recinto y utilizando la curva uno del circuito ovalado. Se construyó un edificio de 36 garajes para los equipos de Fórmula Uno, junto a una nueva Torre de Control modelada (aunque con un estilo mucho más lujoso) sobre la estructura original de la Pagoda de 1926.

Michael Schumacher hizo historia el 24 de septiembre de 2000, al ganar el Gran Premio de F1 inaugural frente a 220000 espectadores.

Años más tarde hubo algunos problemas, en 2005, los problemas con la desintegración de los neumáticos llevaron a que los equipos que llevaban Michelin se retiraran después de la vuelta de calentamiento, lo que provocó una carrera con solo 6 coches, acompañada de los abucheos del público.

El evento de Fórmula Uno nunca se recuperó de este debut y la carrera de 2007 resultó ser la última. Para el año siguiente, George llegó a un acuerdo con los organizadores de MotoGP para los primeros eventos de carreras de motos en el Speedway. Se hicieron modificaciones aprobadas por la FIA y la FIM en el antiguo circuito de Fórmula Uno. El recorrido corre en sentido anti horario.

Para 2012, se anunció un nuevo evento, con la serie de deportivos Grand-Am compitiendo en la cartelera hasta el Brickyard 400.

En 2014 se creó un circuito muy revisado para el Gran Premio de Indianápolis, una nueva carrera para los Indycars.

Una vuelta al circuito Indy 500

Cómo llegar al circuito de Indianapolis

El Indianapolis Motor Speedway se encuentra al oeste de Indianápolis, frente a Gerogetown y 16th Street, en el centro de Indiana, Estados Unidos. El Aeropuerto Internacional de Indianápolis es el aeropuerto principal más cercano, a 20 km  del Speedway, unos 22 minutos en coche con el tráfico habitual.

La Policía del Estado de Indiana recomienda llegar a la línea del Condado de Marion como muy tarde a las 8 a.m., para asegurarse estar en el circuito a tiempo para ver todas las actividades previas y el inicio de la carrera el día de la Indy 500. El sitio web de Speedway tiene una amplia información sobre viajes para cada uno de sus cuatro eventos principales.

También hay disponible un servicio de autobús desde el centro de Indianápolis. A partir de las 8 a.m. de la mañana del día de la carrera, los autobuses salen desde 4 puntos distintos. Los billetes son de ida y vuelta o solo de ida, y se pueden comprar en los lugares de salida o de manera online.