Circuit de Catalunya

UbicaciónMontmeló, Barcelona, España
Longitud4675 metros
Curvas16 (9 derecha, 7 izquierda)
Inauguración10 de septiembre de 1991
Capacidad140700 espectadores
Vuelta rápida1:14.637 (Michael Schumacher – 2006)
Sitio web oficialcircuitcat.com
Barcelona Track

Historia del circuito

El Circuito de Montmeló, conocido desde 2013 como el circuito Barcelona-Catalunya es una de las pistas más concurridas de Europa, sede de carreras de gran categoría como Fórmula Uno, MotoGP y convirtiéndose en invierno en lugar de entrenamiento para los equipos de F1, mientras prueban sus coches nuevos.

Los planes para el circuito empezaron a mediados de los 80, con el gobierno catalán interesado en que el Gran Premio se celebrara lejos de Jerez  y volviera a Barcelona por primera vez desde la década de 1970, cuando se utilizó por última vez el Parque Montjuïc. El lugar elegido estaba al norte de Barcelona, cerca de la ciudad de Montmeló, y se colocó la primera piedra en febrero de 1989.

La construcción continuó hasta 1991, cuando se celebró el primer evento, una ronda del Campeonato de España de Turismos, el 10 de septiembre de 1991. El ex piloto de F1 Luís Pérez-Sala se llevó la victoria. Dos semanas después llegó el Gran Premio de España de Fórmula Uno, con un duelo memorable entre Mansell y Senna en la recta final. El Gran Premio de Motorcyle siguió un mes después.

El circuito presenta una combinación de curvas rápidas y lentas, una recta larga y una variedad de cambios de elevación. Las instalaciones de espectadores, que siempre han sido buenas, se mejoraron en 2002 con una nueva tribuna principal, diseñada por Herman Tilke y con una capacidad para 9580 personas.

En 1994, tras la tragedia de Imola, los pilotos de F1 criticaron la falta de escapatorias al final de la chicane de Nissan de Montmeló, y se construyó una chicane adicional de forma provisional con pilas de neumáticos. Posiblemente una de las peores adiciones a una pista, aunque permitió que la carrera siguiera adelante.

Al año siguiente, la chicane de Nissan desapareció por completo, la pista continuó en línea recta desde Campsa hasta La Caixa. La chicane original permanece, aunque ahora rara vez se usa.

Aunque estaba diseñado pensando en  la F1 en mente, las carreras se volvieron aburridas, ya que a los conductores les resultaba difícil adelantar. En particular, seguir a un competidor lo suficientemente cerca en la última curva para conseguir adelantarle al final de la recta principal era prácticamente imposible. Por lo que, para agregar un lugar de adelantamiento adicional, en 2007 se insertó una chicane en la penúltima curva. Ha hecho poco por mejorar el número de adelantamientos, pero ha conseguido frenar a los coches antes de la última curva y juntarlos algo más.

Afortunadamente, el recorrido para motos no tuvo cambios y fue testigo de las carreras más emocionantes. Valentino Rossi hizo un adelantamiento espectacular a Jorge Lorenzo en la última vuelta de la carrera de 2009 para negarle al español una victoria en casa.

Desgraciadamente, las cosas cambiaron cuando en la Moto2 2016, el joven piloto Luis Salom se estrelló en la curva 12. Como resultado de su muerte, la carrera utilizó el diseño normalmente utilizado por la Fórmula Uno, para reducir las velocidades en la parte de la pista donde Salom se había estrellado.

Durante enero de 2017, la pista sufrió algunas modificaciones para crear una chicane más adecuada para las motos a instancias de la FIM. El circuito revisado también continúa usando el diseño de Fórmula 1 en la curva de CaixaBank, dejando el diseño de la curva original.

En 2021, la curva 10 del Circuit, conocida como La Caixa, vuelve a sus orígenes del trazado de 1991. Con esta modificación homologada por la FIM y la FIA, el circuito ahora mide 20 metros más, pasando de 4.655 a 4.675.

Una vuelta al circuito de Montmeló

Cómo llegar al circuito de Cataluña

El Circuit de Barcelona-Catalunya se encuentra en Montmeló, a 25 km al norte del centro de la ciudad de Barcelona. A 40 km del aeropuerto de Barcelona y a 70 km del aeropuerto de Girona.

El acceso por carretera al circuito es bueno, ya que está cerca de varias autopistas principales; sigue la carretera C-17 (salida Montmeló) o la autopista AP-7. La autopista de peaje AP-7  tiene varias salidas para llegar al circuito (13, 14 y 15). Hay 32000 espacios de estacionamiento en el Circuit de Catalunya, por lo que para la mayoría de los eventos encontrar aparcamiento no debería ser un problema.

La estación de tren de Montmeló está a unos 45 minutos a pie del circuito. Solo los fines de semana del Gran Premio, los autobuses llegan al circuito. Los trenes salen cada media hora desde Barcelona los fines de semana, y el viaje a Montmeló dura 30 minutos.