Circuito Paul Ricard

UbicaciónLe Castellet, Francia
Longitud5842 metros
Curvas15 (9 derecha, 6 izquierda)
Inauguración19 de abril de 1970
Capacidad90000 espectadores
Vuelta rápida1:28.319 (Lewis Hamilton – 2019)
Sitio web oficialcircuitpaulricard.com
Paul Ricard Track

Historia del circuito

Construido por el empresario de bebidas que le dio su nombre en Le Castellet, en el sur de Francia, el circuito Paul Ricard fue el primero de los autódromos modernos, novedoso para los que nacieron corriendo en los circuitos clásicos y con excelentes instalaciones para espectadores y equipos.

No se conocen muy bien los motivos de porqué Paul Ricard decidió construir el circuito, pero hay algunas hipótesis. Con la prohibición de anunciar su bebida de anís “pastis” en Francia, Ricard fue uno de los primeros en adoptar el patrocinio deportivo como un medio para promocionar su producto, por lo que el circuito podría haber sido una extensión para este fin.  Algunos sugieren que el circuito se hizo como una prueba para demostrar al estado que las empresas privadas podían construir con éxito redes viales.

Los planes para el circuito se adelantaron en el tiempo. En solo 10 meses, el circuito se empezó a construir en un terreno cerca de la ciudad de Signes, donde Ricard había construido anteriormente un aeropuerto para intereses comerciales (era el aeródromo privado más grande de la región).

Inaugurado en abril de 1970 con una carrera de coches deportivos ganada por Brian Redman, el Circuito Paul Ricard quitó el puesto a las pistas  de Clermont-Ferrand y Rouen para convertirse en el principal lugar para el automovilismo francés. En poco tiempo, se había asegurado el Gran Premio de Francia, organizado desde 1971 durante 14 años. Aunque algunos pilotos del Gran Premio no quedaron impresionados con el diseño del circuito, si lo hicieron con las áreas de escapatoria, que eran más grandes que en cualquier circuito en ese momento.

Aunque el circuito si contaba con una zona desafiante. Al final de la recta de Mistral de 1.5 km de largo se encontraba la curva Signes, un cambio de dirección de alta velocidad no apto para cobardes.

Se hicieron cuatro variaciones de diseño: el circuito completo del Gran Premio de 5.7 km utilizó la recta completa de Mistral, mientras que dos versiones más cortas eliminaron parte del extremo norte del recorrido y ofrecieron vueltas de 3.7 y  2.9 km. Un circuito escolar de 2.25 km completó las variaciones.

En su pleno apogeo, Le Castellet fue considerado el circuito más seguro del mundo y se convirtió en el escenario de muchas competiciones de deportes de motor nacionales e internacionales, incluyendo 14 eventos de Fórmula 1, numerosas carreras de resistencia de motos Bol d´Or y 12 Grandes Premios del Campeonato Mundial de Motociclismo. El clima cálido y el fácil acceso a través del campo de aviación hicieron que Paul Ricard se convirtiera en el lugar de entrenamientos en invierno para equipos europeos.

Su reputación de seguridad disminuyó en 1986 cuando Elio de Angelis murió tras un accidente en la curva de Verrerie, mientras entrenaba para Brabham. La ausencia de comisarios y personal médico durante los entrenamientos, fue tan responsable de la falta de seguridad como la configuración del circuito. A pesar de eso, el Gran Premio se corrió en el circuito de media longitud a partir de ese momento.

Los días como el mejor circuito de talla internacional estaban contados para Paul Ricard cuando el Gran Premio de F1 se cambió a Magny-Cours, y Moto GP se dirigió a Le Mans. Los últimos eventos de clase mundial fueron la Copa Mundial de Turismos en 1995 y varias rondas de la Serie BPR Endurance. Se habían realizado muy pocas inversiones durante esos años y el lugar y sus instalaciones ya no podían considerarse líderes mundiales.

Esto cambió en 1999 cuando todo el complejo (incluido el aeropuerto) fue comprado por Excelis Company, propiedad del magnate de Fórmula Uno Bernie Ecclestone. Se anunciaron planes para cerrar el circuito al final de la temporada y volver a desarrollarlo como una pista de alta velocidad. Philippe Gurdjian, organizador del Gran Premio de Francia de 1985 a 1997, fue designado para encargarse de los trabajos de renovación que se completaron en 2001.

Los cambios en el diseño fueron modestos; Se eliminó la chicane Bendor, y las curvas restantes de la vuelta se volvieron a perfilar y cambiaron de nombre. En el otro extremo del circuito, las curvas Chicane y École también se redirigieron para crear más áreas de escapatoria. Se añadieron curvas opcionales para dar más variantes al circuito.

Visualmente, el mayor cambio fue el cambio del asfalto de grava a uno de alto agarre, ofreciendo diferentes niveles de abrasión. Distinguido por su color azul y rojo brillante (para un agarre ultra alto), el concepto Blue Line ha sido adoptado desde entonces por otros circuitos, aunque no tan completo como en Le Castellet.

Otra novedad fue el añadido de barreras de seguridad Tec-Pro. Estas ofrecen más control de colisiones que la barrera de neumáticos tradicional y, después de demostrar su valía en Ricard, se han añadido en otros circuitos. Estas innovaciones de seguridad fueron reconocidas en 2007 cuando el Instituto de Seguridad del Automóvil de la FIA otorgó el premio al Primer Centro de Excelencia en el nuevo circuito.

Entre los usuarios de prueba de alta tecnología de Paul Ricard estaba el equipo Toyota Fórmula Uno, que estableció un equipo permanente en las instalaciones, con su propia entrada al Mistral. La naturaleza del circuito, y la capacidad de realizar entrenamientos de clima húmedo, gracias a su innovador sistema de rociadores, resultó ser un gran atractivo a medida que el equipo se preparaba para su debut en la Fórmula Uno.

En 2003, se hicieron modificaciones con una chicane adicional en el Mistral, y el año siguiente se instaló la curva Petit Beausset.

En 2006, el circuito recibió una homologación de la FIA para las carreras. En 2009, renombrado una vez más como Circuit Paul Ricard, se planeó un programa de eventos para espectadores, con una visita de las series FIA GT y GT3. Se construyó una nueva tribuna de 4400 asientos en la recta inicial, complementando los 600 asientos en el Grand Prix Hall. Más tarde ese verano, el circuito empezó la construcción de un área pública adicional: la colina sobre el giro ‘Double Droite du Beausset’. Esta expansión aumentó la capacidad del circuito a más de 10000 personas.

Hoy, el circuito alberga un variado calendario de carreras. Los últimos añadidos han sido los  eventos de turismos WTCC, World Series by Renault y ELMS.

En 2018, el circuito se anunció como el anfitrión del Gran Premio de Francia, lo que quiere decir que la F1 volvió al circuito después de 30 años. El circuito se sometió a una importante renovación durante dos meses y a una actualización de la seguridad de la vía durante el invierno de 2017. Se utilizaron 10000 toneladas de asfalto para la superficie del circuito  y el pit lane, y se modificaron cuatro curvas. La pista se ha ensanchado en la entrada de La Verrerie, el Virage du Camp en el extremo occidental del circuito y el Virage du Pont que conduce a la recta final, además se ha añadido una nueva versión del Virage de Bendor para motos.

Después de las quejas sobre la entrada al pit lane durante el Gran Premio de Francia de F1 de 2018, se construyó una nueva entrada.

Una vuelta al circuito de Le Castellet

Cómo llegar al circuito de Paul Ricard

El circuito Paul Ricard se encuentra en el sur de Francia, a unos 8 km de la aldea medieval de Le Castellet, en el departamento de Var, Provenza. Los aeropuertos internacionales más cercanos son Marsella Provenza (66 km), Toulon Hyères (55 km) y Niza Côte d’Azur (176 km). El aeropuerto de Le Castellet, ubicado al lado del circuito, solo atiende vuelos privados.

Por carretera desde Marsella, se puede acceder al circuito desde la autopista A50. Toma la salida 11 y sigue las indicaciones hacia Le Beausset – Aubagne – Circuit du Castellet. Desde Toulon, toma la A50 norte y sal en la salida 11 y sigue las indicaciones hacia Le Beausset – Aubagne – Circuit du Castellet. Desde Niza, toma la A8 hacia Aix-en-Provence hasta llegar a la salida 35. Ver por la A52 hacia Aubagne y luego la A50 hacia Toulon. En la salida 11, sigue las indicaciones hacia Le Beausset – Aubagne – Circuit du Castellet.

Las principales estaciones de tren más cercanas (TGV) están en Aix-Provence (50 minutos en coche al circuito), Toulon (30 minutos en coche) y Marseille St Charles (45 minutos en coche).